Preguntas acerca de problemas de o√≠do de resoluci√≥n quir√ļrgica
Por Comaudi
#18263 Diversos estudios revelaron que de cada 1000 recién nacidos, 1 a 3 presentan problemas auditivos.



M√©xico D.F., a 6 de Junio de 2013 - Los beb√©s reci√©n nacidos dependen totalmente del cuidado, alimentaci√≥n y amor de los adultos. Algunas enfermedades y discapacidades no son evidentes al nacimiento y, aunque est√°n presentes, su existencia se manifiesta conforme el ni√Īo crece y se desarrolla. En la mayor√≠a de los lactantes la detecci√≥n de alguna enfermedad o, en especial, una discapacidad se da demasiado tarde.



La hipoacusia (p√©rdida auditiva) cong√©nita, es una de estas deficiencias dif√≠ciles de detectar en un reci√©n nacido, sin embargo, pueden dejar al ni√Īo que la padece en total desventaja toda su vida si no se le da la atenci√≥n temprana que requiere.



Por esto es de suma importancia identificar los problemas auditivos cong√©nitos en el reci√©n nacido, ya que el √©xito de la rehabilitaci√≥n del ni√Īo sordo o con d√©ficit auditivo depender√° de la rapidez con que se atienda el problema, se haga el diagn√≥stico y se elija la mejor opci√≥n de tratamiento para el ni√Īo. De ah√≠ que, en diferentes pa√≠ses del mundo, los programas de tamizaje auditivo neonatal son rutinarios, universales e incluso obligatorios.



El tamizaje auditivo, como su nombre lo dice, es un filtro o sondeo a trav√©s del cual se pueden identificar a los ni√Īos que pueden presentar problemas auditivos a las pocas horas o d√≠as despu√©s de su nacimiento.



El tamiz auditivo se realiza mediante un estudio llamado emisiones otoac√ļsticas (EOA), el cual mide la respuesta del √≥rgano principal de la audici√≥n (la c√≥clea), la cual se encuentra en el o√≠do interno. Esta prueba no es una prueba de diagn√≥stico, sino que solamente nos indica si existe una respuesta auditiva o no. Para realizar un buen tamiz auditivo se tiene que seleccionar un protocolo que permita el mayor alcance posible y que disminuya el n√ļmero de falsos positivos y negativos. Es importante tambi√©n tener programas de seguimiento en los que se llegue al diagn√≥stico y se elija, junto con los padres, la mejor opci√≥n de amplificaci√≥n (auxiliares auditivos o implante coclear) y rehabilitaci√≥n.



Adem√°s de asegurar que a los reci√©n nacidos se les haya realizado el tamiz auditivo, tambi√©n es importante que los padres conozcan el desarrollo normal de la audici√≥n y el lenguaje para que est√©n alertas y act√ļen pronto si ven que sus hijos no logran adquirir estas habilidades.



-A los 3 meses de edad un bebé debe de sorprenderse ante sonidos fuertes y tranquilizarse cuando se le habla. También comienza a hacer sonidos de arrullo y llorar de forma diferente dependiendo de sus necesidades.



-A los 6 meses debe de buscar con su mirada los sonidos y poner atenci√≥n a juguetes con ruido o m√ļsica. Comienza a re√≠rse y a balbucear con sonidos como p, b y m.



-A los 12 meses debe reconocer su nombre así como objetos comunes cuando se nombran. Dice muchos sonidos y algunas palabras (mamá, agua, leche.



-A los 24 meses debe se√Īalar las partes del cuerpo cuando se le nombran, seguir instrucciones simples (ven aqu√≠, dame la pelota) y comenzar a unir dos o tres palabras para formar frases (¬Ņd√≥nde est√° mam√°?, dame agua).



Si los padres tienen alguna duda, aunque sea muy insignificante, de la audici√≥n de sus hijos y su desarrollo del leguaje, deben de acudir inmediatamente con el especialista pues, como se dijo anteriormente, si actuamos oportunamente, entonces podremos asegurar que el ni√Īo con problemas auditivos desarrolle su m√°ximo potencial.